Familias

La-diferencia-entre-una-familia-junta-y-una-familia-unida

Hoy yo no escribo… Lo hace H, y desde el corazón. Por y para todas aquellas personas que disfrutan de una mirada sincera. Sin ningún género de dudas, debería ser él siempre quien escribiera este blog.

Hace unos días hubo un fallecimiento en mi familia que me dejo bastante tocado. No tanto por la muerte en si, que también, lógicamente, si no por las circunstancias familiares que la rodearon.

Yo crecí en una familia nuclear normal, muy extensa, con todo lo que una familia tradicional podría ofrecer, es decir, rodeado de tíos, primos y familiares que se reunían muchas veces al cabo del año, con o sin pretexto, que compartían vacaciones, excursiones y fines de semana. Vamos, una familia modelo tradicional.

Hasta que las muertes de los cabezas de familia (mis abuelos, en este caso) comenzaron a sacar las miserias que existían y que hasta entonces se tapaban. No entrare en detalles, porque no es el objetivo del post, solamente diré que de eso se ha pasado a primos que solo nos vemos en bodas, bautizos y comuniones, a otros que ni en esas circunstancias y a hermanos que no se hablan.

Eso me ha hecho reflexionar bastante acerca de la familia que me inculcaron respetar y cuidar desde pequeño y la familia que yo mismo he ido construyendo con el paso de los años. Porque si, mi familia (si es que podemos considerarla así) es atípica, muy atípica, poco normal, totalmente opuesta a la familia en la que crecí.

En mi familia, los periodos de vacaciones son periodos de ausencia, de separación, dolorosos, donde cada uno acabamos yéndonos a sitios diferentes y donde todos deseamos volvernos a encontrar. No somos una de esas familias que desean que llegue el verano para juntarse, para celebrarlas juntos.  Es más, nuestros planes raramente coinciden y pasamos la mayor parte de las vacaciones separados. Obviamente, esto viene dado por la situación de clandestinidad en la que nos movemos en nuestro entorno familiar. Nos seria muy difícil justificar ciertos comportamientos si no lo hiciéramos así, si queremos mantener esta situación oculta de momento.

¿Esto nos hace ser peor familia que otras? ¿Poder ser catalogados como “menos familia”? En absoluto. Como digo he vivido en mis carnes familias súper normalizadas y unidas que han acabado dispersas y lanzándose los cuchillos entre sus miembros a la mínima que esa organización cambiaba.

Ahora llega lo interesante. 

Cuando desgracias como esta suceden es cuando te planteas como puede ser tu situación en una similar, y no me gusta. No me gusta que una de las mujeres a las que amo no pueda acudir al hospital a verme en caso de que una cosa asi suceda (y ni decir tiene a un posible funeral) porque no le den días de permiso en su trabajo ya que oficialmente no somos “familia”. No me gusta que el hecho de saberlo o no dependa de terceros y de que desconozcan la realidad en la que vivimos. (Esto ya ha pasado, hospitalizaciones de urgencia que hemos sabido porque ha sido la persona en cuestión la que ha avisado, porque no había nadie que considerara que lo debíamos saber, por desconocimiento).

Cada dia me planteo mas “salir del armario” con mi familia. Contarles la realidad y sacar a la luz el tipo de familia que lucho por mantener y cuidar. Decirles que lo que me enseñaron a respetar y cuidar es precisamente por lo que lo cuento, porque una familia no depende de las veces que te veas o de las relaciones que se vayan dando, al menos no la mía. Porque la mía depende de cuatro personas que se quieren (unas porque me permiten vivir de esta manera y yo porque las quiero a ellas. La otra, la pobre, aun no es consciente de que tipo de familia tiene, pero no lo ve raro o extraño), que no hacen daño a nadie y que han decidido que esta es la mejor forma de quererse, cuidarse y respetarse.

No me gustaría que una desgracia (no necesariamente muerte, sino cualquier percance o accidente) hiciera –en el mejor de los casos- que todo saliera a la luz y cambiase la visión de todo el mundo hacia nosotros, y –en el peor- que alguien tuviera que vivir solo un dolor que no esta hecho para soportarse asi, sino acompañado de los seres que mas quieres.

Y finalmente, me gustaría comenzar a crear una familia en la que todos nos viésemos así, no como compañeros de un viaje que no sabemos cuando y como acabara, pero que haremos por separado cuando eso suceda. No me gustaría pensar que esta generosidad, cariño, amor y esfuerzo se pueda perder cuando yo falte.

Yo no quiero una familia tradicional que solo acabe viéndose en celebraciones familiares o peor aun, que se sustente únicamente porque hay una figura principal que la mantiene unida. Quiero que mi familia sea eso que yo vivía cuando era pequeño. Un hogar, un sitio donde estar seguro y un punto de unión para gente que se quiere. Sobre todo eso, gente que se quiere, mas allá de las dificultades, las distancias y los problemas. Y si eso es lo que me enseñaron que debía ser, ahora cuando lo estoy construyendo y consiguiendo, no debería estar oculto.

No se que llegará antes, si los pasos para “salir del armario” o los pasos para intentar “legalizar” esta relación (temas puramente burocráticos como herencias, custodia de los menores, seguros, etc…) pero si que se que viendo como ha acabado mi familia original, yo quiero otra cosa, me enseñaron a buscar otra cosa….

Y voy a intentarlo. Aunque todo y casi todos me pongan trabas a ello.

One thought on “Familias

  1. Torbellinobcn says:

    Para mi, ya sabes que sois una familia “normal” que nunca os hemos juzgado y que me alegro de que nos hayáis dejado conoceros y formar parte de vuestras vidas. Ojalá pronto se pueda “legalizar” la situación y que nadie pueda decir que lo vuestro es atípico, y sobretodo que podáis salir de la clandestinidad. Ánimo y un besazo. Y por cierto, ya sabes que te quiero un montón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *