YOU ME HER

You-Me-Her

Es siempre chocante y divertido encontrarse con pequeñas historias que, poco a poco, introducen el concepto del poliamor en la vida cotidiana. En este caso, DirecTV ofrece una historia diferente sobre un amor a tres bandas. Aunque no me siento muy identificada con este ‘modelo’ en concreto, y dejando a un lado las intenciones de su creador, John Scott Shepherd, y de su productora, Entertainment One, puede tratarse de un vehículo interesante para propulsar una imagen mucho más normalizada del poliamor.

La pareja conformada por Jack y Emma Trakarsky se consume en la rutina al tiempo en que intentan sin éxito tener descendencia. La intimidad sexual se ha convertido en algo imposible para la pareja, por lo que Jack busca una aventura fuera de su matrimonio contratando a Izzy, una joven estudiante que trabaja como escort. Jack le confiesa a Emma su encuentro y ésta decide conocer a Izzy, con la que acaba teniendo un encuentro sexual.

Con este pistoletazo de salida arranca la primera temporada de la serie, cuyos 10 episodios ya se han emitido. Todavía me faltan por ver y analizar más de la mitad de ellos, aunque la sensación inicial ha sido bastante positiva al sentir que busca la empatía del espectador mediante una historia que, obviamente, es artificial, pero está basada en la naturalidad con la que los sentimientos pueden fluir en las relaciones.

 

 

2 thoughts on “YOU ME HER

  1. María says:

    Apenas llevo 3 capítulos pero creo que más o menos mis conclusiones son parecidas a las tuyas. Por fin se empieza a poner sobre la mesa historias (aún idealizadas) sobre relaciones no convencionales, por fin se plantea la posibilidad de amar a más de una persona en medios públicos y al alcance de todos. Como digo aún son historias algo utópicas pero estoy segura de que servirán para que muchos se lo planteen por primera vez, otros para verse reflejados al fin, otros simplemente lo considerarán parte de un mundo ficticio.

    Por sacarle punta (algo que me encanta hacer por cierto) debo mencionar dos cosas:
    – Los problemas en las relaciones de pareja no se solucionan al abrirla e incluir a otras personas en la intimidad y/o convivencia. Esta serie muestra a una pareja que ha caído en la dichosa monotonía tan temida y muchas parejas al verlo se sentirán identificadas pero cuidado, pues abrir la relación es algo que requiere de más diálogo y consenso del que en la serie aparece, ya que no todas las parejas están igual de preparadas para hacerlo.
    – Según muestra las serie es demasiado fácil encontrar afinidad con alguien que satisfaga las necesidades de ambos miembros de una pareja cuando eso es bastante improbable. Ya es difícil encajar a dos, como para que sea entre más personas….

    No obstante, como bien dices Zitta, me parece digno de aplauso que se empiece a normalizar el hecho de que las parejas puedan hablar de sentimientos hacia otras personas sin miedo. Vivimos en una sociedad muy encasillada en las relaciones heteronormativas y monógamas, modelos de relación en los que cada vez son menos las personas que sienten que encajan.

    Considero que Amar a otros es bonito siempre que se haga bajo la premisa del respeto hacia la pareja y cuidando debidamente la relación que se tiene. Porque como dice la frase: “el amor es lo único que se hace grande al compartirlo”.

    1. Zittissima says:

      ¡Gracias por tu comentario! Cierto es que las relaciones en un triángulo perfectamente cerrado son dificilísimas de encontrar y no es tan sencillo como se describe en la serie. Por cierto, me acabas de dar una idea para escribir en cuanto a la necesidad de abrir la pareja cuando los problemas no se solucionan correctamente. ¡Gracias de nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *